EL PUENTE Punto Informativo

TEORIAS SOBRE EL SUICIDIO

Por Mercedes López Abellan, Trabajadora Social y Responsable de la Escuela de Familias de EL PUENTE.

1. TEORIAS SOCIOLOGICAS

Durkheim (1897). Según la relación del individuo con el grupo social, se establecen 4 tipos de suicidio:

  • Suicidio Egoísta. Son individuos que no están fuertemente integrados en el grupo social.
  • Suicidio Altruista. Son individuos que están fuertemente integrados en el grupo social, sufren falta de individualidad (enfermos desahuciados, militares derrotados).
  • Suicidio Anónimo. Sujetos con la integración al grupo alterada o distorsionada (ruina repentina, divorcio, cambios drásticos de hábitos o de vida).
  • Suicidio Fatalista. Como resultado de un exceso de reglamentación o presión, se sienten aplastados por la disciplina o las normas (militares y jóvenes ante el fracaso escolar).

2. TEORÍAS PSICOLÓGICAS

  • Psicoanálisis ( Freud ). Elaboró una interpretación sobre el tema, en el que es Thanatos o instinto de muerte autodirigido, el que nos induce a este tipo de comportamiento. El suicidio representa la hostilidad inconsciente dirigida hacia el objeto amado que ha sido previamente introyectado, por regla general, de forma ambivalente.
  • Menninger ( 1938 ). El suicidio sería un homicidio invertido, el resultado de la rabia o la ira contenida contra otra persona, que se dirige al interior o se utiliza como una excusa para el castigo. Se distingue en toda idea suicida tres componentes: el deseo de matar, el deseo de ser matado y el deseo de morir.
  • Psicología Cognitiva. Han hallado que es la desesperanza la que está ligada a la consumación del suicidio, por tanto, su tratamiento se encamina a corregir los pensamientos negativos e infundir esperanza.

El suicidio desde el punto de vista psicopatológico, no es más que un síntoma de tipo conductual que hay que estudiar desde todas las vertientes posibles.

3. EVALUACION DEL RIESGO SUICIDA

Es una de las tareas más importantes que debe de afrontar el médico frente al paciente, que directa o indirectamente, comunica su deseo de suicidarse. La evaluación se hace sobre la base de dos elementos esenciales:

  • El conocimiento de la dinámica de la conducta suicida.
  • El análisis de los factores que intervienen.

4. FINALIDAD E INTENCIONALIDAD DEL ACTO

Entre los motivos más frecuentes cabe reseñar:

  • Sentimientos de desesperanza al no alcanzar determinados objetivos y vivirlo como un hecho irreversible.
  • Como vía de escape ante situaciones opresivas que no se sabe como afrontar.
  • Como forma de llamar la atención ante una situación desesperada, como forma indirecta de solicitar ayuda.
  • Como un chantaje para lograr determinados cambios en la actitud de los demás y lograr beneficios secundarios.
  • Falta de sentido a la vida y sólo hay sentimientos negativos. El hecho de vivir es penoso, doloroso e irresistible. Se ve el suicidio como la única solución, es típico de la psicosis afectiva.
  • La soledad y el aislamiento hacen que la vida pierda sentido, ya que no se puede compartir. Es frecuente en personas mayores.

5. TRATAMIENTO

No hay una terapia específica, se deben de utilizar todo tipo de estrategias terapéuticas, tendiéndose a integrar la psicoterapia dinámica con los principios de la terapia cognitiva –conductual.

El médico ha de procurar corregir las distorsiones cognitivas que pueden haber llevado al paciente a la percepción de desesperanza, infundiéndole confianza en el éxito del proceso terapeútico y procurando reforzar su capacidad de encontrar opciones y alternativas al suicidio.

6. HABILIDADES NECESAREAS PARA SER EFICACES TRATANDO A ESTOS PACIENTES

Saber respetar, saber valorar y reforzar a los otros, ser verdaderos y auténticos, mostrar empatía (meterse en la piel del otro), dar feedback o saber dar respuestas a los otros y escuchar de una forma activa.

7. PRINCIPALES BARRERAS EN LA COMUNICACIÓN

  • Dar Consejos. Asume hablar desde la superioridad, y no permite que el otro se responsabilice.
  • Las Preguntas ¿Por qué?. Invitan al otro a racionalizar, que es lo contrario de expresar sus sentimientos, que es lo que necesita.
  • Interpretar. Porque nunca podemos estar seguros de que nuestra interpretación y análisis sea el correcto.
  • Persuasión Lógica. En crisis suicidas es menos importante tener razón, que conseguir acercarnos y ganar a la persona.
  • Predicar y Moralizar. Implica la superioridad del predicador.

8. MODELO DE INTERVENCION

¿ QUE PODEMOS HACER PARA SER LO MÁS EFICACES POSIBLE  EN NUESTRA AYUDA?

  • Aceptación. Para disminuir la ambivalencia y la vergüenza de pedir o necesitar ayuda.
  • Exploración. Para ayudar a que se exprese, sacando sus sentimientos actuales y poder definir sus problemas en la actualidad.
  • Evaluación. Para tener un claro conocimiento de la crisis suicida, el grado de riesgo inmediato de poder cometerlo.
  • Acción. Para explorar todas las alternativas posibles, ayudar a la persona en riesgo a elegir la alternativa más apropiada e idear un plan de acción que prevenga el riesgo inmediato.

COSAS QUE PODEMOS HACER:

  • Asegurarse de que toma la medicación.
  • Distraerle con las cosas que más le interesan, empatizar (sé que lo estás pasando mal, pero esto pasará).
  • Use el contacto físico, tóquelo, que se sienta querido y háblele de cosas agradables pasadas o por venir.
  • Escuche sus desesperanzas y preocupaciones, aunque no las comparta ni las entienda, y valore con él la vida.
  • Valore su persona y la importancia que tiene en su vida, lo importante y necesaria que es para usted.
  • Propóngale hacer juntos o por separado actividades agradables, deportes y hobbys, ayudando y contagiándole entusiasmo, hasta que poco a poco el mismo lo vaya recuperando.
  • Fijar objetivos a corto plazo, hacer proyectos, llegar a acuerdos.
  • Acudir al médico siempre que prevea un riesgo.
  • Exprese preocupación y confianza en sus fuerzas y en el tratamiento, recuérdele las cosas que ha ido superando en la vida para que reconozca sus valores.
  • Hágale sentir útil y valioso, déle oportunidades de demostrárselo y refuércelo.
  • Si hay que mantener vigilancia, hablar de ella como de una ayuda y apoyo que se le brinda, para que no lo sienta como algo negativo, sino algo que proviene de nuestro cariño y preocupación por ellos.
  • Aceptar que de todas las enfermedades graves se muere, y el suicidio es un estado grave de enfermedad, no crearse sentimientos de culpa.